10 vinos perfectos hasta $50 para las cenas de fin de año

Tintos, blancos y rosados para la mesa del 24 y 31 de diciembre.

Estamos a tres semanas de la Navidad. Y en época de gastos grandes es mejor tener a mano un listado de vinos con precios lógicos y calidades sobresalientes, cosa de invertir donde corresponde y darle lustre a las buenas comidas de Navidad y Año Nuevo sin hacer saltar la banca. A continuación, 10 opciones tintas, blancas y rosadas hasta 50 pesos.

Santa Ana Syrah ($16,5). Flamante, este tinto de la bodega mendocina es un todo terreno barato y cumplidor, que en caso de tener una de esas largas mesas en las que entran hasta los primos políticos de los primos de sangre, sabrá ponerle sabor a las comidas con una ecuación inmejorable de fruta roja y cuerpo medio a tiro de bolsillo.

Michel Torino Colección Tannat 2011 ($20). En la tradición local de cenas navideñas figura siempre un asado tupido de cortes vacunos y parientes atentos al crepitar de las brasas. Bodega La Rosa tiene este hit entre sus filas que por su sabor entre herbal y frutal, su boca sabrosa y de cuerpo medio, le pondrá un contrapeso perfecto a las carnes jugosas y tentadoras halagando de paso a la parentela ansiosa.

Tracia Cabernet Sauvignon 2011 ($25). Si se le pregunta a un entendido cuál fue la novedad en materia de vinos buenos y accesibles, dirá sin dudar que los varietales Tracia son el descorche de la temporada. Y para servir en una mesa en la que abunden los platos de contraste -desde el vitel toné al lechón con salsa agridulce- este tinto moderado, de buen perfume y paso envolvente obrará milagros.

Goyenechea Chardonnay-Tocai 2012 ($25). Con nueva etiqueta más atractiva y moderna, este clásico blanco de la góndola nacional ofrece hoy una botella canchera para llevar a la mesa y un vino fragante, fresco y de buena expresión, perfecto para las entradas frías que van del melón con jamón al sempiterno pionono relleno que suele ser una fija en la cocina de las tías.

Los Pasos Malbec-Cabernet Sauvignon 2010 ($25). Otra de las grandes novedades del año es este tinto elaborado en Mendoza por bodega Séptima, que consigue al mismo tiempo aportar una aromática frutal y abierta, cuerpo medio y un largo y rico final de frutas. Un ejemplar universal a la hora de la ensalada rusa y el pollo a la brasa que pueblan las calurosas (y afectuosas) mesas de fin de año.

Portillo Sauvignon Blanc 2011 ($25). En materia de blancos aromáticos, de rica y filosa frescura y notable desempeño en la mesa, este Sauvignon de Bodega Salentein no tiene competencia. Es el vino perfecto para acompañar unas entradas con guacamole, tostadas y fiambres varios, o bien un cebichito simple de lenguado, limón, cebolla morada y pizca cilantro.

Santa Florentina Reserva Cabernet Sauvignon 2010 ($30). Cooperativa La Riojana lanzó este año dos vinos reservas entre los que destaca largamente el Cabernet. Complejo en su aromática especiada y frutal, en boca es amplio y de lograda frescura. El típico vino que acompaña (y muy bien) ricas y bien jugosas carnes grilladas.

Elementos Rosé 2011 ($35). Salteño de origen, este rosado de bodega El Esteco es perfecto para esas cenas de diciembre (y su respectivo mediodía siguiente) en que el calor no da sed de tintos y los bebedores de tintos no tienen sed de blancos. Ahí calza este pink wine con buen volumen, paladar seco, refrescante y largo final frutado, perfecto para acompañar un amplio abanico de comidas.

Newen Sauvignon Blanc 2012 ($42). En Patagonia hay un puñado de buenos vinos blancos. Y entre ellos, Newen Sauvignon Blanc, de Bodega del Fin del Mundo, es un caso rotundo de aromas típicos del varietal –pomelo, lima y ruda- con un paso apenas nervioso y bien envuelto en una textura suave. Digamos, un blanco amigo de los sanguchitos de miga, la ensalada caesar y las pechuguitas de pollo marinadas en mostaza.

Saurus Merlot 2010 ($49). Más allá del Río Colorado están algunos de los Merlot más conmovedores del país. Y eso porque la latitud mejora a esta uva caprichosa. Entre los casos emblemáticos está Saurus, cuya cosecha 2010 propone aromas expresivos de frutas rojas y rosas y un paladar seco, de sensación arrobante, taninos moderados y final persistente. Tinto cantado para las carnes rojas bien adobadas.

Por Joaquín Hidalgo

Fuente: www.lmneuquen.com.ar

Agregar a favoritos este link.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

85 + = 94