Cerveza artesanal, el “boom” de la gran familia

Un “boom” de familia, bien genuino. Sí, porque el crecimiento del sector de la cerveza artesanal en Mar del Plata es exclusivamente gracias a los productores. A la familia de productores.

Claro está, el auge de la producción y venta de cerveza artesanal trae consigo efectos sumamente positivos para la ciudad. Sin embargo, lo que muy pocos notan es que al mismo tiempo deja en evidencia dos posturas diametralmente opuestas, en torno a la idea del trabajo en conjunto. El casi nulo apoyo del municipio queda al descubierto, por lo que el accionar de los productores (verdaderos artífices de este “boom”) toma un valor significativo y digno de reconocimiento. A esto apunta la idea de “Un `boom´ de familia, bien genuino”.

En ese sentido, es inevitable destacar que se forma un enorme contraste. Por un lado se encuentran las formas y maneras de desarrollarse en el sector productivo, tanto de grandes como pequeños productores. Y esto refiere a la posición progresista y constructiva de este contraste. Grupos de Facebook, foros, blogs, cadenas en Whatsapp, y demás. Cada duda o inconveniente son plasmados en publicaciones, las cuales en cuestión de minutos se ven inundadas por soluciones y consejos. Es decir, lejos de crear un clima de competencia envidiosa o desleal, los productores trabajan de manera que todo parezca fruto de una gran familia.

Por este motivo, resulta obligatorio catalogar de “causalidad” al hecho de que en “La Feliz” se produzcan 500 mil litros mensuales.

Quien se refirió a esta especie de hermandad fue el Coordinador de la Comisión de legislación de la Cámara Argentina de productores de cerveza local, Fernando Galaregui, y dijo que “eso que sucede es impresionante, la competencia es muy sana, y está llevando a que pequeños y medianos productores se asocien a otros y se transformen en grandes”.

-¿Creés que este compañerismo  va a persistir en el tiempo?

-La verdad, no sé, pero creo que una vez que todo se estabilice, y que el “boom” encuentre su techo, las reglas del juego van a cambiar.

-¿Para peor?

-No, no lo sé, pero que van a cambiar, de eso no tengas dudas.

En esa sintonía llevan adelante su negocio (y para algunos hobbie) los productores. El problema radica en que si su circuito está aceitado como el Barcelona de Pep Guardiola, el apoyo y acompañamiento del Ejecutivo Local es el River de J.J López previo al descenso.

En lo que va de su casi un año de gestión, el gobierno municipal aprobó sólo una ordenanza que determinó cuál es una cerveza artesanal y cuál no, por sus ingredientes. ¿Qué beneficios concretos les dan a los productores? Ninguno.

Por otra parte, se está tratando un proyecto para reglamentar los nuevos requisitos que deben cumplir los locales gastronómicos en cuanto a la higiene del lugar. Y allí se haya otro punto a criticar. Es hora de que el “Arroyismo” se calce los pantalones largos y le imponga un freno al Departamento de Bromatología. ¿Por qué? Según el testimonio de varios que quieren abrir su local, los inspectores les exigen las reglas que se están trabajando en el nuevo proyecto, es decir, les piden algo que todavía no se aprobó. Por eso es momento de que el intendente y su grupo de trabajo le marque el territorio, para así cuidar a los emprendedores que se ven hostigados erróneamente.

“También estuvimos hace algún tiempo reunidos con el vice del Ministro de Producción de la provincia de Buenos Aires, De la Torre. Quedamos en vernos una vez más para tratar a fondo el tema de los impuestos que deben pagar los productores, para ver si se pueden eliminar”. Palabras de la presidenta del bloque de concejales radicales, Cristina Coria. Ahora bien, ¿por qué no se habló en ese momento, o antes? “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, dice una frase, idónea para el momento. Los impuestos, en relación a otros sectores, son altísimos: 8,7% extra de impuestos internos y 5% de ingresos brutos. Y más aun teniendo en cuenta que los vinos espumantes fueron recientemente eximidos de los primeros.

Cuando se le consultó sobre el rol del Estado Municipal en cuanto a los impuestos de la producción y la especie de “odisea” que significa conseguir la habilitación para abrir un local, el dueño de la cervecería “BrewHouse”, Max Gior, anticipó su respuesta con una risa y un insulto, dando a entender que la respuesta que tenía que brindar no le era muy cómoda. Y siguió. “Para habilitar cervecerías está complicado en algún punto, porque hay unos temas que faltan de conocimiento para lo de los botellones. Lo que pasa es que como es nuevo, habilitar algo que no se hizo nunca resulta medio pesado”.

Por otra parte, en relación a los impuestos, Gior sostuvo que “se trata de un tema nacional y provincial, pero hay que mover políticamente un montón de cosas, y el diputado tiene que tener atrás un interés para motivar su voto. Me imagino que eso va a pasar. Un 8% de impuesto es muy alto”.

Por último, el dueño de “BrewHouse” destacó la importancia de la colaboración que existe entre los productores de cerveza artesenal de la ciudad. “Existe una relación super colaborativa. Hay un principio que se basa en el crecimiento del conocimiento conjunto, por lo que vos le das conocimiento a uno y después te lo devuelven”.

En fin, como se anunció en un principio, el exponencial crecimiento de la producción y venta de la cerveza artesanal en Mar del Plata dejó en evidencia un contraste enorme entre la solidaridad y entrega con la que trabajan los productores (ya sean grandes, medianos o pequeños) y el rol del Estado Municipal, quien muestra una falta de compromiso tristemente llamativa.

 Por Branco Troiano y Nacho Marcó Ayerza

Agregar a favoritos este link.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*