Una receta desesperada de sorrentinos

Datos de la receta

Por Juan Salas, cocinero homicida.

Ingredientes

Receta de sorrentinos para 2:
-4 cervezas o alcohol a gusto
-12 sorrentinos
-Un puñado de sal y un chorro de aceite
-Cacerola con agua hirviendo
-Tuco en sachet
-Película de humor que no sea romántica.
-Lluvia, le da un toque más épico a la comida.

 

 

Preparación

Juan Salas, un pésimo e inexperimentado cocinero hace lo posible  para sacar las pastas al dente. Se esfuerza, se equivoca, pero finalmente logra su objetivo sin lamentar víctimas fatales.

Voy a partir de una máxima filosófica trillada del enganche de Brasil: “Sólo sé que no sé nada”.  Realmente no sé cocinar. Es algo más que eso, no tengo la capacidad, la dedicación ni el buen gusto para hacerlo. Soy una conjunción de desastre e inutilidad. Un peligro al que hace mucho le prohibieron usar cuchillos muy filosos, aceite caliente y el horno.

Pero hay que sobrevivir, mi madre se fue unas semanas y me dejó a cargo de mí mismo. Antes de partir dijo: “Ahora que no voy a estar buscate a una chica para que te cocine”. Tenemos diferentes prioridades sobre que requisitos tiene que tener una mujer, a mí tanto no me importa si cocina bien, en verdad busco a una chica para que me … para que me ame, para que me ame.

Todos dicen que cocinar para uno es muy triste, nostálgico. Cocinar para mí no es sólo eso, también puede ser un problema para mi sistema digestivo. Así que al menos intenté conseguir compañía para que sufra conmigo. “Si me voy me llevo a uno”, no hay que ser egoísta con la muerte.

Era domingo, los Oscars estaban en la TV e invité a mi amiga Maga a que venga a comer unos sorrentinos. Los domingos son siempre de pastas, acá y en la China, bueno en la China quizá no, pero qué saben ellos.

La receta para el domingo a la noche no era muy complicada: 4 cervezas frapé, unas películas en DvD, hervir agua, descongelar una salsa que encontré sabrá Dios de hace cuánto, tirar los sorrentinos y listo.

Preparé todo, cacerola con agua para los sorrentinos por un lado y una con el tuco por otra parte, cerveza servida y Billy Crystal intentando darle ritmo a la entrega de premios por TnT.

En un momento Maga me interrumpe mientras le contaba una desventura y me dice: “Gordo hay olor a quemado, tenés que descongelar a baño María boludo”. A baño María pienso, que lindos que eran con María esos, pero no tenía un jacuzzi para hacerlo como corresponde y no entendía bien para que el tuco congelado quería eso.

Luego de insultarme y explicarme que era un baño María, Maga se negó a comer de esa salsa donde se veían unos chorizos y otras delicias, me vi obligado a calentar para ella otro tuco, que venía en sachet –ahora todo viene en sachet, hasta el vino me parece-.

Arrojé los sorrentinos al agua hirviendo, un poco de aceite para que no se peguen –gran truco debo admitir- y sal.

20 minutos después, 3 cacerolas usadas, olor a quemado en la cocina, los primeros Oscars entregados y una cerveza ya tomada los sorrentinos estaban listos.

La velada continuó soportable. Pusimos “How to lose friends and alienate people”,  el título de la película era perfecto para el momento y con mi amiga, recién abandonada por su novio, y yo, que ninguna chica me aceptaba hace tiempo, sobrevivimos a un domingo de verano y a unos sorrentinos hechos por mí.

Puntualo

Compartilo

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

64 − 61 =